Perfectamente

Ayer de nuevo sucedió que la carreta tenía chueca su rueda.
 
Desconozco qué fregados son las balatas, pero parece ser que el carro las necesita para no se qué cosas de eso de que rueden las llantas y esas cosas metafísicas del movimiento automovilístico.
 
Aparte del sablazo no quedó todo mal, comimos, platicamos, ejercitamos, convivimos… todo bien excepto para mi pobre plástico gris, al que le ensartamos 2 varos y a la roja compartida otros dos. A eso habría que sumarle los .7 de las llantas y la promesa de bajarle otro 1 en las subastitas de internet, de las cuales por cierto ya van .3 pendientes de pagar.

La buena noticia es que a partir de mañana la casa tendrá comedor gigantesco nuevo! lugares que estarían perfectos para hacer juegos de todo tipo si pudiéramos juntar jugadores y no cocernos en nuestro jugo en el intento.

 
Lo que también significa que tendremos mesa nueva multiusos, para el jardín o para salir de día de campo o playa.
 
Y el tratamiento anti insomnio que estoy tomando parece que resultó buenísimo! A ver si consigo más píldoras de esas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s