Pantano

¿Cuál fue el destino de la vetusta cuando llegó la nada?

¿Qué se hizo?

¿A dónde fue?

 

No he podido parar el temblor de manos desde hace dos días. La fisiología se rinde ante el neuroendocrino.

Mis palabras pesan.

Otras palabras se dijeron por otras lenguas que en el arrebato olvidan que los espejos sólo reflejan lo que tu les pones en frente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s